Menu

Investigadores reconstruyen la vida diaria de una antigua ciudad romana

Desde monedas pequeñas hasta piezas diminutas de cerámica e incluso terrones de tierra, Seth Bernard y un grupo de estudiantes graduados de la Universidad de Toronto están desenterrando una historia sobre cómo vivió y respiró a lo largo del tiempo una ciudad romana fundada en 241 antes de nuestra era

"Lo que quiero es el día a día, cómo era: las conexiones que vinculan a la gente del campo con la gente de la ciudad", dice Bernard, profesor asociado en el departamento de clásicos de la Facultad de Artes y Ciencias. "Y es solo esa experiencia del día a día que podemos comenzar a reconstruir de una manera que nunca habíamos hecho".

Bernard es parte de un equipo internacional de académicos que exploran "Falerii Novi", una ciudad antigua ubicada a unos 50 kilómetros al norte de Roma.

Como parte de un proyecto de cinco años, Bernard colabora con colegas de la Universidad de Harvard y la Escuela Británica de Roma, así como la Universidad de Ghent en Bélgica El proyecto funciona por concesión de la Superintendencia de Arqueología de la provincia de Viterbo y el sur de Etruria.

Además de partes de las murallas originales de la ciudad que aún se mantienen en pie, el sitio es una pintoresca planicie plana de campos agrícolas y olivares. Pero enterrada debajo hay una historia fascinante de una ciudad fundada hace más de 2000 años que, en su apogeo, fue el hogar de unas 15.000 personas.

"[Los artefactos] son ​​más importantes por la información que nos brindan que por su valor intrínseco. Siempre es divertido encontrar algo genial, pero también me gusta desarrollar esa narrativa y comprender la actividad humana en ese lugar.

 

Seth Bernard y su equipo de estudiantes graduados frente a una trinchera en Falerii Novi, una ciudad antigua ubicada a unos 50 kilómetros al norte de Roma. Crédito: Emlyn Dodd

.

 

Go Back

Comment