Menu

ESCUCHA EL SEGMENTO DE ESTA SEMANA

Historia destacada de esta semana

Barco antiguo en la costa de Israel exhibe habilidades de antiguos marineros

Una empresa que perforaba gas natural frente a la costa del norte de Israel descubrió un barco de 3300 años de antigüedad y su cargamento, uno de los ejemplos más antiguos conocidos de un barco navegando lejos de tierra, según la Autoridad de Antigüedades de Israel.

El descubrimiento del barco de finales de la Edad del Bronce tan lejos en el mar indica que las habilidades de navegación de los antiguos marinos eran más avanzadas de lo que se pensaba anteriormente porque podían viajar sin una línea de visión hacia tierra, dijo la IAA.

La gran profundidad a la que se encontró el barco significa que no ha sido perturbado por las olas, las corrientes o los pescadores durante milenios, lo que ofrece un mayor potencial para la investigación, dijo.

“El descubrimiento de este barco cambia ahora toda nuestra comprensión de las habilidades de los antiguos marineros. Es el primero que se encuentra a una distancia tan grande sin línea de visión hacia ninguna masa terrestre”, dijo Jacob Sharvit, jefe de la unidad marina de la IAA, añadiendo que anteriormente se habían descubierto dos barcos similares de la misma época, pero sólo cerca de la costa.

Sharvit dijo que la suposición de los investigadores hasta ahora ha sido que el comercio durante esa época se realizaba mediante barcos que navegaban cerca de la costa, vigilando la tierra mientras se movían de un puerto a otro. Dijo que los marineros del barco recién descubierto probablemente utilizaron el sol y las estrellas para encontrar su camino.

El barco de madera se hundió a unos 90 kilómetros de la costa mediterránea de Israel y fue descubierto a una profundidad de 1.800 metros por Energean, una compañía de gas natural que opera varios campos de gas natural en aguas profundas de las aguas territoriales de Israel.

En su trabajo, Energean dijo que utiliza un robot sumergible para explorar el fondo del mar. Hace aproximadamente un año, ese robot encontró con el barco de 12 a 14 metros (39 a 45 pies) de largo enterrado bajo el fondo fangoso, escondido debajo de cientos de tinajas que tenían miles de años.

El barco y su carga estaban completamente intactos, dijo la IAA, y agregó que el barco parecía haberse hundido en una tormenta o después de haber sido atacado por piratas.

Arqueólogos revelan cómo una ciudad en Siria sobrevivió al colapso de las civilizaciones de la Edad del Bronce

El análisis de los restos de comidas en el sitio arqueológico de Tel Tweini revela qué comían hace más de 3000 años los habitantes de ese poblado y cómo esos habitantes superaron el cambio climático y el caos que abrumó a los grandes imperios.

Un estudio detallado de restos de plantas, animales y humanos de un sitio antiguo en la costa siria ha arrojado luz sobre lo que comían las personas hace más de 3000 años y cómo lograron sobrevivir a los cambios climáticos que trajeron períodos de sequía prolongada.

La investigación muestra que la llamada dieta mediterránea, definida en términos generales como un régimen pobre en proteínas animales y que enfatiza las legumbres, cereales, frutas y verduras, está lejos de ser una moda pasajera. De hecho, era la forma de vida de personas de mucho tiempo. de nuevo a la Edad del Bronce.

También destaca cómo la gente, al menos en esta ciudad en particular, tenía la resiliencia y la tecnología para sobrevivir a los trastornos provocados por los cambios climáticos que pusieron de rodillas a muchas civilizaciones antiguas al final de la Edad del Bronce, hace unos 3200 años.

El estudio, publicado el miércoles en la revista PLOS ONE, se centró en cientos de huesos, semillas y otros restos animales y vegetales de Tel Tweini, una antigua ciudad costera situada a unos 30 kilómetros al sur de la ciudad portuaria siria de Latakia.

Un equipo internacional de científicos combinó hallazgos arqueológicos con análisis de isótopos para recopilar información sobre qué comían las personas y los animales de Tel Tweini y cómo les fue a sus cultivos en tiempos de crisis.

Descubren antiguo pabellón marítimo romano frente a la costa de Italia

Las excavaciones realizadas por el Servicio de Arqueología Subacuática de la Superintendencia de Italia, en colaboración con CSR Restauro Beni Culturali, identificaron dos cinturones de muros de ladrillo construidos con una doble capa de ladrillos triangulares y mortero.

Estudios anteriores de 2021 encontraron una columna hecha de mármol cipollino, lo que llevó al descubrimiento de una estructura circular sumergida que mide 50 metros de diámetro. Según los expertos, se trata de un pabellón perteneciente a una villa romana, cuya extensión aún no se ha determinado.

El equipo ha descubierto pisos de opus spicatum (“trabajo con púas”), un tipo de construcción de mampostería de ladrillos colocados en forma de espiga. Durante el período romano, este patrón era principalmente decorativo y se usaba típicamente para pavimentos, aunque ocasionalmente también se empleaba como relleno en paredes.

También se han descubierto restos de material de opus signinum, una forma de hormigón romano que utiliza pequeños trozos de vasija rota, incluidas ánforas, tejas o ladrillos. Opus signinum se utiliza principalmente por su impermeabilización y resistencia a la humedad, donde se empleó en edificios como termas romanas, acueductos y cisternas.

Los arqueólogos aún no han fechado la estructura; sin embargo, la tendencia de los romanos a utilizar opus signinum comenzó en el siglo 1 aec y desapareció en el siglo 2 de nuestra era, siendo reemplazada por los estilos de pavimento estampados.

Arqueólogos descubren anillo de oro de hace 2300 años en el sitio de la Ciudad de David

Investigadores israelíes que excavaban en el sitio arqueológico de la Ciudad de David en Jerusalén han descubierto un anillo de oro "muy bien conservado" de 2300 años de antigüedad. Se cree que perteneció a un niño o una niña que vivió en la zona durante el período helenístico.

La pieza de joyería, que está "hecha de oro y engastada con una piedra preciosa roja, aparentemente un granate", "no ha acumulado óxido ni ha sufrido otros desgastes del tiempo", anunció el lunes la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA).

"Estaba tamizando tierra a través de la pantalla y de repente vi algo brillar", dijo en un comunicado Tehiya Gangate, miembro del equipo de excavación de la ciudad de David. "Inmediatamente grité: '¡Encontré un anillo, encontré un anillo!' En cuestión de segundos, todos se reunieron a mi alrededor y hubo una gran emoción".

La Autoridad de Antigüedades de Israel dice que el anillo fue "recientemente encontrado en la excavación conjunta de la Autoridad de Antigüedades de Israel y la Universidad de Tel Aviv en la Ciudad de David, parte del Parque Nacional de los Muros de Jerusalén, con el apoyo de la Fundación Elad".

Se exhibirá al público a principios de junio durante el Día de Jerusalén.

"El anillo es muy pequeño. Cabría en el meñique de una mujer, o en el dedo de una niña o un niño", dijo la IAA citando al Dr. Yiftah Shalev y a Riki Zalut Har-Tov, directores de excavación de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Arqueólogos descubren antiguos papiros de cartas entre centuriones romanos en Egipto

Los papiros fueron descubiertos en Berenice Troglodytica, un antiguo puerto marítimo de Egipto en la costa occidental del Mar Rojo. La ciudad fue fundada por Ptolomeo II Filadelfo (285-246 aec), quien le puso el nombre de su madre, Berenice I de Egipto.

Durante la época romana (a partir del siglo 1 aec), Berenice Troglodytica fue una de las principales estaciones de paso para el comercio de elefantes de guerra y productos exóticos, importados de la India, Sri Lanka, Arabia y el Alto Egipto.

Excavaciones de un cementerio de animales situado en las afueras occidentales de la ciudad hallaron una acumulación de cerámica procedente del Mediterráneo, África y la India. Entre esos artefactos se encontraron monedas romanas, un peroné, ostracones (fragmentos de textos sobre cerámica) y varios papiros.

Los papiros contienen la correspondencia de los centuriones, nombrando a Haoso, Lucinio y Petronio. Los centuriones comandaban una unidad militar formada por entre 80 y 100 hombres.

En la correspondencia, Petronio pregunta a Lucinio (estacionado en Berenice Troglodytica) sobre los precios de bienes exclusivos individuales. Y dice: “Te doy el dinero, te lo envío en dromedario (unidad de legionarios que se desplazan en dromedarios). Cuídalos, dales carne de ternera y postes para sus tiendas”.

La Dra. Marta Osypińska del Instituto de Arqueología de la Universidad de Wrocław (Polonia) explicó que: “Para los egiptólogos y otros científicos que se ocupan de la antigüedad, este es un descubrimiento extremadamente raro y de alto calibre”.

“En esta parte del mundo hay muy pocos ejemplos de la época romana. Los egipcios dejaron pocos relatos históricos de este momento de la historia, porque es el momento en que fueron conquistados”, añadió.

Hallazgo explicaría por qué las pirámides egipcias se construyeron junto a brazo perdido del Nilo

Unas 31 pirámides en Egipto, incluido el complejo piramidal de Giza, pueden haber sido construidas originalmente a lo largo de un brazo de 64 kilómetros de largo del río Nilo que desde hace mucho tiempo ha estado enterrado bajo tierras de cultivo y desierto.

Los hallazgos, publicados en un artículo en la revista especializada Communications Earth & Environment, podrían explicar por qué estas pirámides están concentradas en lo que ahora es una estrecha e inhóspita franja desértica.

Los campos de pirámides egipcias entre Giza y Lisht, construidos durante un período de casi 1000 años que comenzó hace aproximadamente 4700 años, ahora se encuentran en el borde del inhóspito desierto occidental, parte del Sahara.

La evidencia sedimentaria sugiere que el Nilo solía tener un caudal mucho mayor, y que el río se dividía en varios brazos en algunos lugares. Los investigadores han especulado anteriormente que una de estas ramas podría haber pasado por los campos piramidales, pero esto no ha sido confirmado.

Eman Ghoneim y sus colegas estudiaron imágenes de satélite para encontrar la posible ubicación de un antiguo brazo de río que discurría a lo largo de las estribaciones de la meseta del desierto occidental, muy cerca de los campos de las pirámides.

Luego utilizaron estudios geofísicos y núcleos de sedimentos para confirmar la presencia de sedimentos de ríos y antiguos canales debajo de la superficie terrestre moderna, lo que indica la presencia de una antigua rama, que proponen llamar "Ahramat" (que significa “pirámides” en árabe).

Los autores sugieren que una mayor acumulación de arena arrastrada por el viento, relacionada con una gran sequía que comenzó hace aproximadamente 4200 años, podría ser una de las razones de la migración de la rama hacia el este y su eventual sedimentación.

El descubrimiento puede explicar por qué estos campos piramidales se concentraron a lo largo de esta franja particular de desierto cerca de la antigua capital egipcia de Menfis, ya que habrían sido fácilmente accesibles a través del brazo del río en el momento en que fueron construidos.

Además, los autores descubrieron que muchas de las pirámides tenían calzadas que terminaban en las orillas propuestas del brazo de Ahramat, lo que, según ellos, es evidencia de que el río se usaba para transportar materiales de construcción.

Descubren tres lingotes de plomo romano en el norte de Córdoba, España

Tres lingotes procedentes del yacimiento de Los Escoriales de Doña Rama (Belmez) y datados en época romana demuestran la importancia de la producción y exportación de plomo en el norte de Córdoba.

Los lingotes, que miden unos 45 centímetros de largo y pesan entre 24 y 32 kilos, tienen forma triangular y se asemejan a una barra de chocolate. Dos lingotes están intactos y uno está partido por la mitad.  

El estudio de estos tres lingotes de plomo (realizado ahora por primera vez) indica que los lingotes provienen del yacimiento de Los Escoriales de Doña Rama (Belmez, Córdoba).

Además, las investigaciones arrojan datos suficientes para afirmar que la antigua Córdoba fue principal centro de fundición de plomo del mundo antiguo occidental, metal utilizado para producir multitud de herramientas cotidianas, como cucharas, tejas, pipas, etc.

La antigua Córdoba fue capital de la región de la Bética del Imperio Romano, cuyo territorio ocupaba lo que hoy es el norte de la provincia, abarcando el Valle del Guadiato, Los Pedroches y algunas pedanías de Jaén, Ciudad Real y Badajoz.

El estudio se publica en la revista especializada Journal of Roman Archaeology.

Arqueólogos vinculan evento bíblico con hallazgos en la Ciudad de David

Las excavaciones dirigidas por la Autoridad de Antigüedades de Israel, en colaboración con la Universidad de Tel Aviv y el Instituto Weizmann de Ciencias (ambos en Israel), han vinculado un evento mencionado en la Biblia con hallazgos arqueológicos de la Ciudad de David.

Los resultados de la excavación, publicados en la revista especializada PNAS, desafían las percepciones aceptadas sobre el desarrollo de Jerusalén durante el gobierno de los reyes de Judá. En particular, el alcance de Jerusalén durante los reinados de David y Salomón y el período posterior.

Los investigadores han fechado con precisión varias estructuras, incluidas las murallas de la ciudad y los proyectos de construcción reales, que están vinculados al crecimiento de Jerusalén hacia el oeste durante el período del rey Ezequías, hace unos 2700 años.

La suposición anterior era que la ciudad se expandió debido a la llegada de refugiados debido al exilio asirio, sin embargo, los nuevos hallazgos ahora indican que la ciudad se expandió hacia el monte Sión en el siglo 9 aec durante el reinado del rey Joás, 100 años antes del período del exilio asirio.

El profesor Yuval Gadot, del Departamento de Arqueología de la Universidad de Tel Aviv, expresó que “, la nueva investigación nos enseña que la expansión de Jerusalén es resultado del crecimiento demográfico interno de Judea y del establecimiento de sistemas políticos y económicos.”

Las excavaciones también han revelado que el muro de Jerusalén en las laderas orientales de la ciudad de David es más antiguo de lo que se pensaba anteriormente. Se pensaba que el muro de esta zona fue construido por Ezequías, rey de Judá, sin embargo, los hallazgos ahora indican que data del reinado del rey Uzías.

El rey Uzías se describe en un pasaje de la Biblia que dice: “Y Uzías edificó torres en Jerusalén… y las fortaleció” (2 Crónicas 26:9).

Según el nuevo reporte, hasta ahora se creía que el muro había sido construido por Ezequías durante su rebelión contra Senaquerib (rey de Asiria), para defender Jerusalén durante el asedio asirio. Pero ahora queda claro que el muro en la parte oriental de la Ciudad de David fue construido antes como parte de la construcción de la ciudad durante el reinado del rey Uzías.

Arqueólogos estudian Tel Hazor para comprender por qué fue abandonada y luego repoblada

Tel Hazor se encuentra al norte del Mar de Galilea, en la meseta norte de Korazim, Israel. Desde la Edad del Bronce Medio hasta la Edad del Hierro, Tel Hazor se convirtió en una de las ciudades fortificadas más grandes del Creciente Fértil. El Libro de Josué describió como “la cabeza de todos esos reinos”.

Varias fuentes de este período, incluidas cartas y tablillas de arcilla de ciudades de Siria y Egipto, indican que Tel Hazor era un importante centro comercial y crisol cultural para toda la región del Cercano Oriente.

Investigadores de la Universidad de Oldenburg en asociación con la Universidad Hebrea están llevando a cabo un nuevo proyecto, titulado: “Reasentamiento de ruinas y recuerdos en ciernes: un estudio de caso sobre Hazor y la configuración de las primeras identidades israelitas durante la Edad del Hierro”. de Jerusalén y la Universidad de Ratisbona.

Alrededor del año 1300 aec, durante la Edad del Bronce Final, un gran evento de destrucción, incluyendo grandes incendios, dejó la ciudad abandonada. Sin embargo, Tel Hazor fue repoblada durante la Edad del Hierro, aunque a escala reducida.

El principal objetivo del proyecto es comprender qué cultura repobló la ciudad y proporcionar así nuevos conocimientos sobre la transición en Tel Hazor de la Edad del Bronce a la Edad del Hierro basándose en hallazgos arqueológicos y referencias en textos bíblicos. El libro de Josué, del Antiguo Testamento, por ejemplo, describe cómo los israelitas conquistaron Hazor, que en aquella época estaba habitada por cananeos.

Investigadores de los campos de la arqueología, la historia social y cultural, la antropología y los estudios bíblicos hebreos planean crear una visión integral de las transformaciones culturales y étnicas que tuvieron lugar en el área entre el Éufrates y la península del Sinaí durante la transición.

Además, se explorará de qué manera la identidad de los primeros israelitas se desarrolló en el curso de estos levantamientos.

Un segundo objetivo es la reconstrucción histórico-literaria e histórico-cultural de los relatos de Hazor y los cananeos dentro de la tradición bíblica, así como un examen de cómo estas narrativas están vinculadas a la imaginación bíblica de Israel como una cultura tribal temprana.

Arqueólogos estudian misteriosas fichas de arcilla de 2000 años halladas en el Monte del Templo

En septiembre de 2011, mientras clasificaba fragmentos de cerámica recolectados en tamices anteriores en el Proyecto de Tamizado del Monte del Templo, el arqueólogo Gal Zagdon, que estaba a cargo de la instalación de tamizado, notó un pequeño objeto de arcilla de forma irregular.

Tras una inspección más cercana, quedó claro que no se trataba de un fragmento de cerámica, sino de un pequeño trozo de arcilla con la impresión de un sello. A diferencia de los sellos de arcilla comunes (a veces llamados bullae), su parte posterior estaba perforada, lo que sugiere que era un tipo de ficha entregada con la mano al contenedor, a diferencia de un sello que estaba sujeto a un nudo que aseguraba un documento o contenedor.

La impresión del sello representa un ánfora (un tipo de jarra de vino) conocida de la segunda mitad del siglo 1 de nuestra era (justo antes de la destrucción del Segundo Templo). Alrededor de la jarra de vino aparecen seis letras griegas con nombre “Doules” (siervo). Este nombre era común en Tracia, Macedonia y las regiones del norte del Mar Negro, áreas donde los judíos se habían asentado en los períodos helenístico tardío y romano temprano.

Dos meses después del descubrimiento de la ficha griega, se encontró otra ficha muy similar en excavaciones en el canal de drenaje bajo el Arco de Robinson (debajo de la parte sur del Muro Occidental) dirigidas por Eli Shukrun y el Prof. Ronny Reich de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Esta ficha llevaba una inscripción aramea que con indicaciones abreviadas del tipo de sacrificio, el día, el mes y el nombre de la división sacerdotal de esa semana, para evitar falsificaciones. Los peregrinos que ascendían al Templo usaban la ficha para recibir sus ofrendas después del pago.

Esta práctica está atestiguada en el Tratado Shekalim (5:4) de la Mishná, la ley judía oral compilada por escrito en el siglo 3.

Es posible que la ficha en griego estuviera destinada a peregrinos de habla griega, entre los que posiblemente se incluyeran judíos de la diáspora. Significativamente, la Mishná confirma la presencia de escritura griega en el Templo, señalando en otro capítulo del Tratado Shekalim (3:2) que las cestas en la cámara del tesoro estaban marcadas con letras griegas.

View older posts »

BUSCAR