Menu

Historia destacada de esta semana

Descubrimientos en Meguido llevan a revisar la historia del antiguo Israel

Por primera vez, los arqueólogos han fechado una secuencia completa desde la Edad del Bronce Temprano hasta la Edad del Hierro en Megido, un avance que, afirman, cambia la historia del antiguo Levante

En la tradición cristiana, Armagedón, que significa “Monte Meguido”, es donde se librará la batalla final entre el bien y el mal, al final de los tiempos. Pero ese Armageddon está en el futuro, según se cree.

Mientras tanto, hay un sitio del mundo real en la bíblica Meguido, en el norte de Israel. En realidad, no es una montaña sino un “tel”, palabra que significa “montículo artificial”. El montículo se formó por la acumulación de construcción de docenas de ciudades que surgieron a lo largo de los siglos en ese mismo lugar, cada una construida sobre la ciudad anterior.

Ahora, después de un esfuerzo de dos décadas, los arqueólogos han terminado de datar por radiocarbono las aproximadamente dos docenas de capas de habitación desde la Edad del Bronce Temprano, hace más de 5000 años, hasta la Edad del Hierro Final, hace apenas 2700 años.

El mapeo cronológico del sitio se completó el año pasado con la datación de capas de principios de la Edad del Bronce Medio, es decir, alrededor de 2000 a 1750 a. C., anunció recientemente el profesor Israel Finkelstein, jefe de la expedición de Meguido y arqueólogo en Tel Aviv. Universidad y la Universidad de Haifa.

Dos tablillas cuneiformes de 3800 años dan el primer vistazo del precursor hebreo

Las tablillas antiguas, descubiertas hace 30 años durante la Guerra del Golfo y olvidadas hasta ahora, ofrecen un primer vistazo del idioma amorreo, de donde evolucionó el hebreo.

No todos los días los asiriólogos tienen noticias emocionantes para celebrar. Estos estudiosos de la historia, la arqueología y el idioma de la antigua Mesopotamia pasan la mayor parte de su tiempo estudiando detenidamente idiomas como el acadio, el sumerio, elamita, el arameo y el ugarítico, y tratando arduamente de descifrar las tablillas cuneiformes. Pero esta semana pasada (mediados de enero de 2023) fue diferente.

“Esto es algo sensacional. Estoy emocionado”, dijo el profesor Nathan Wasserman del Instituto de Arqueología y Departamento de Civilizaciones del Antiguo Cercano Oriente de la Universidad Hebrea. Su colega del Departamento de Arqueología de la Universidad de Tel Aviv, el profesor Yoram (Yori) Cohen, lo llama un "cambio de paradigma" de "importancia muy fundamental" y no duda en usar la palabra "asombroso".

La gran noticia del mundo antiguo se centra en dos tablillas cuneiformes que datan de 1800 aec,  es decir hace 3800 años. Esta fue la era de Hammurabi, el rey de Babilonia conocido por el Código de Hammurabi, el códice de leyes más completo del antiguo Oriente, que los eruditos comparan con las leyes de la Torá.

Las dos tabletas fueron encontradas en Irak durante la Guerra del Golfo y fueron trasladadas (algunos dirían robadas) desde allí a un lugar seguro en el extranjero. Sin embargo, posteriormente fueron absorbidos entre miles de otros documentos y hallazgos arqueológicos del campo. Solo recientemente, más de 30 años después de su descubrimiento, llamaron la atención de dos investigadores.

En el último número de Revue d'assyriologie et d'archéologie orientale (Revista de Asiriología y Arqueología Oriental), que se publica en Francia, los mencionados expertos publicaron fotografías de estas tablillas junto con un análisis minucioso de la información contenida en ellas.

El texto de las tabletas se asemeja a un manual de idiomas que se divide en dos partes. En el primero hay palabras y frases en el idioma amorreo o cananeo, un idioma antiguo extinto del que hasta ahora los eruditos tenían muy poco conocimiento, y el segundo contiene su traducción al acadio, un idioma conocido que se puede leer y traducir.

Encuentran antigua iglesia bizantina con piso de mosaico casi completo cerca de Jericó

Arqueólogos de la Administración Civil han estado excavando el piso de mosaico bien conservado de lo que alguna vez fue una gran iglesia cerca de Jericó, anunció recientemente esa agencia gubernamental de Israel. 

La iglesia, que ha sido excavada durante semanas por parte los arqueólogos, probablemente se construyó en algún momento durante el siglo 6 y se encontró que tenía alrededor de 250 metros cuadrados, con la entrada del santuario con una inscripción griega de más de tres metros de largo, que menciona a las personas que ayudaron a construir la iglesia.

La construcción de la iglesia probablemente fue muy costosa. Esto se debe a que parece haber sido construida, al menos en parte, con materiales que no se pueden encontrar en los alrededores, como columnas de mármol y asfalto. Esos materiales habrían tenido que ser transportados desde una distancia considerable.

La naturaleza costosa de la iglesia también puede estar relacionada con su tamaño, lo suficientemente grande como para ser probablemente una de las iglesias más grandes de la región en aquellos siglos. 

¿Por qué está tan bien conservada esta iglesia?  De hecho, fue sorprendente que esta iglesia bizantina estuviera tan bien conservada a pesar del paso del tiempo y en comparación con otras iglesias de aquella época cuyas imágenes fueron destruidas. 

Aún más sorprendente, parece que la iglesia sobrevivió a un fuerte terremoto en 749 cuando muchas otras iglesias y monasterios cercanos fueron destruidos. Sea como fuere, el suelo de mosaico de la iglesia sigue intacto. Las escenas del mosaico representan enredaderas que se entrelazan en una serie de símbolos e imágenes de animales.

Estados Unidos devuelve a Egipto el llamado “ataúd verde”

Un antiguo sarcófago egipcio saqueado que estaba en exhibición en un museo de Estados Unidos ha sido devuelto a Egipto. El "ataúd verde" de 2,9 m (9,5 pies) de largo se remonta al período dinástico tardío, que abarcó del 664 al 332 a. C., y perteneció a un sacerdote llamado Ankhenmaat.

Fue saqueado de la necrópolis de Abu Sir en el norte de Egipto por una red global de tráfico de arte, que lo pasó de contrabando a través de Alemania a Estados Unidos en 2008. Un coleccionista lo prestó al Museo de Ciencias Naturales de Houston en 2013.

El sarcófago fue repatriado luego de una investigación que duró varios años y fue entregado formalmente por diplomáticos estadounidenses en una ceremonia en El Cairo el lunes. Al evento asistieron el Ministro de Relaciones Exteriores de Egipto, Sameh Shoukry, y el Ministro de Turismo y Antigüedades, Ahmed Issa.

Mostafa Waziri (máximo funcionario del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto) inspeccionó el sarcófago.

“La ceremonia de hoy (2 de enero de 2023) es emblemática de la larga historia de cooperación entre Estados Unidos y Egipto en la protección de antigüedades y la preservación del patrimonio cultural", dijo el encargado de negocios de Estados Unidos en Egipto, Daniel Rubinstein.

Issa dijo que la devolución del sarcófago muestra los arduos esfuerzos de Egipto para recuperar los artefactos de contrabando.

En septiembre, el fiscal de distrito de Manhattan, Alvin Bragg, dijo que el ataúd verde, valorado en más de un millón de dólares, fue sacado ilegalmente de Egipto por una red multinacional de contrabandistas de antigüedades.

¿Se encontró en 2022 la inscripción hebrea más antigua existente? Quizás

A principios de 2022, un equipo de investigación dirigido por académicos de Associates for Biblical Research (ABR) anunció el descubrimiento de una tablilla de plomo del monte Ebal que, según afirman, contiene la inscripción hebrea más antigua existente. Dicen que la inscripción, que datan de finales de la Edad del Bronce (c. 1200 a. C.), es un texto legal y una maldición que invoca al dios Yahvé. El equipo cree que la tablilla es la inscripción más importante jamás encontrada en Israel y que podría alterar drásticamente nuestra reconstrucción de la historia más antigua del antiguo Israel. 

Sin embargo, abundan las preguntas y algunos académicos han expresado serias dudas sobre las afirmaciones sensacionales del equipo, mientras que otros observadores han señalado las circunstancias problemáticas que rodearon su recuperación.

Anunciada durante una conferencia de prensa en marzo de 2022, la tableta proviene del sitio de Cisjordania del Monte Ebal, que fue excavado por primera vez por el arqueólogo Adam Zertal en la década de 1980. El sitio consta de dos grandes instalaciones de piedra, una circular y otra rectangular. Zertal interpretó el sitio y la característica circular anterior como la ubicación del altar de Josué (Josué 8:30), aunque muchos cuestionan esta identificación. Sin embargo, la tableta solo se recuperó en 2019, cuando los arqueólogos de ABR comenzaron un proyecto para tamizar los vertederos de tierra de la excavación del monte Ebal con la esperanza de identificar artefactos que se habían perdido durante la excavación original.

La tablilla de plomo, que mide menos de 1 pulgada cuadrada, parece haberse doblado por la mitad después de escribirla. Esto hace que sea imposible leer sin el escaneo digital avanzado, que fue realizado en Praga por la Academia de Ciencias de la República Checa. Aunque no se han publicado imágenes de los escaneos, el equipo de ABR dice que el interior contiene 40 letras escritas en cuatro líneas de texto. Tal como lo tradujo el equipo, la tableta dice: 

“Maldito, maldito, maldito—maldito por el Dios Yhw. Morirás maldito. Maldito seguramente morirás. Maldito por Yhw, maldito, maldito, maldito”.

El equipo afirma que la inscripción está escrita en una escritura arcaica, a la que denominan "protoalfabético". Además, sugieren que el uso del nombre Yhw, una versión abreviada del nombre divino Yahweh (YHWH), es una clara evidencia de que el texto es una inscripción hebrea arcaica. De ser cierto, esto haría que la tablilla fuera cientos de años más antigua que las primeras inscripciones hebreas conocidas anteriormente. 

También sugieren que la inscripción proporciona la referencia más antigua al nombre Yahvé que se encuentra en el antiguo Israel. Sin embargo, otros expertos no están de acuerdo con esa interpretación.

 

Encuentran antigua capilla dedicada a Salomé, mencionada en el nacimiento de Jesús

Una tumba de 2000 años de antigüedad, perteneciente a una familia de aquella época, parece ser una de las tumbas más elaboradas jamás encontradas en Israel, según los arqueólogos de una excavación arqueológica en la Cueva de Salomé en el Bosque de Lachish,

En esa cueva, se descubrió evidencia de siglos de veneración, lo que indica que se pensaba que una persona estimada de una familia prominente en el período del Segundo Templo (es decir, la época de Jesús) estaba enterrada allí.

El patio delantero de la cueva fue excavado como parte del Proyecto del Camino de los Reyes de Judea, dirigido por la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA), el Ministerio de Jerusalén y Patrimonio y el Fondo Nacional Judío (JNF).

La cueva estuvo en uso en época bizantina e islámica temprana, siendo conocida como la Cueva de Salomé, debido a la tradición popular que la identificaba como el lugar de enterramiento de Salomé, la partera que asistió al nacimiento de Jesús. La excavación del patio descubrió una hilera de puestos de tiendas en las que, según los expertos, se vendían o alquilaban lámparas de arcilla.

“En la tienda, encontramos cientos de lámparas completas y rotas que datan de los siglos 8 y 9 de nuestra era”, dijeron Nir Shimshon-Paran y Zvi Firer, directores de excavación en la región sur de la IAA.

“Las lámparas pueden haber servido para iluminar la cueva, o como parte de las ceremonias religiosas como las velas que se distribuyen hoy en las tumbas de los justos y en las iglesias”, agregaron.

La cueva funeraria fue descubierta por primera vez hace 40 años por saqueadores de antigüedades que irrumpieron en la cueva, después de lo cual el profesor Amos Kloner del Departamento de Antigüedades llevó a cabo una excavación arqueológica.

La cueva constaba de varias cámaras con múltiples nichos funerarios excavados en la roca y osarios rotos (cajas de piedra para guardar huesos), lo que atestigua la costumbre funeraria judía de hace dos milenios.

Arqueólogos descubrieron una moneda de medio siclo del período de la Gran Rebelión

Arqueólogos de la Universidad Hebrea han estado excavando en el área de Ofel al sur del Monte del Templo, donde recientemente descubrieron un conjunto de monedas dentro de la capa de destrucción del período de la Gran Revuelta de los judíos contra los romanos.

La mayoría de las monedas están hechas de bronce, pero una moneda de plata en particular es un medio siclo extremadamente raro del año 69/70 de nuestra era. Se trata de uno de los tres únicos ejemplos encontrados desde las excavaciones registradas en Jerusalén.

En el momento de la revuelta, los habitantes judíos de Jerusalén acuñaron monedas de bronce y plata. La mayoría de las monedas de plata presentaban una copa en un lado, con una escritura hebrea antigua encima que indicaba el año de la revuelta. 

Dependiendo de su denominación, las monedas también incluían una inscripción alrededor del borde que decía "Israel Shekel", "Medio shekel" o "Quarter-Shekel". El otro lado de estas monedas mostraba una rama con tres granadas, rodeada por una inscripción en escritura hebrea antigua, “Santa Jerusalén”.

Antes de la revuelta, la producción de monedas durante el período romano fue acuñada exclusivamente por los romanos. Acuñar monedas indígenas fue una declaración cortés y una expresión de liberación nacional del dominio romano.

Según los investigadores, las monedas de medio siclo (que tenían un peso promedio de 7 gramos) también se usaron para pagar el impuesto de "medio siclo" al Templo, aportado anualmente por cada hombre adulto judío para ayudar a cubrir los costos del culto.

Según los expertos, las monedas de plata producidas por los rebeldes estaban destinadas a servir también en sustitución de las monedas de Tiro, mediante el uso de inscripciones más apropiadas y la sustitución de imágenes (prohibidas por el Segundo Mandamiento) por símbolos propios del pueblo judío. 

Descubren bala de plomo usada quizá por soldados griegos en Israel hace 2300 años

Arqueólogos recientemente descubrieron en Yavne, Israel, una bala de plomo que se lanzaba con una honda. La bala tiene una inscripción que muestra que pudo haber pertenecido a un soldado griego en la guerra contra los hasmoneos durante el período helenístico, reveló la Autoridad de Antigüedades de Israel por medio de un comunicado. 

El raro proyectil, de 4,4 centímetros de largo, destinado a ser utilizado en una de las primeras hondas, estaba inscrito con el mensaje "Victoria de Heracles y Hauronas", una forma de pedir la protección divina para ganar la batalla. 

“La pareja de dioses Hauron y Heracles fueron considerados los patrones divinos de Yavne durante el período helenístico”, explicó la profesora Yulia Ustinova de la Universidad Ben-Gurion del Negev, quien descifró la inscripción. 

“En realidad, la inscripción en una bala de honda es la primera evidencia arqueológica de los dos guardianes de Yavne, descubierta dentro de Yavne. Hasta hoy, la pareja solo era conocida por una inscripción en la isla griega de Delos”.

El mensaje pretendía ser una amenaza para los adversarios del guerrero griego, explicó la experta.

“Las balas de honda de plomo se conocen en el mundo antiguo a partir del siglo 5 aec, pero en Israel se encontraron pocas balas de honda individuales con inscripciones”, puntualizó. “Las inscripciones transmiten un mensaje de unificación de los guerreros con el objetivo de levantarles el ánimo, asustar al enemigo o una llamada destinada a energizar mágicamente la propia bala de honda”.

Aunque la inscripción parece indicar que la bala fue usada por un soldado griego en la época en las luchas entre los seleúcidas y los hasmoneos, “no hay forma de saber si el proyectil perteneció o no a un soldado griego”, según Pablo Betzer y el Dr. Daniel Varga, directores de la excavación en nombre de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Encuentran en España fragmento de estatua egipcia de hace 2700 años

Un equipo de arqueólogos españoles, excavando en el Cerro de San Vicente, una de las tres colinas de Salamanca, descubrió en 1990 un asentamiento amurallado de la Edad del Hierro en 1990. El asentamiento cubre un área de 3,2 acres, de los cuales los arqueólogos han explorado hasta ahora sólo unos 1000 metros cuadrados. 

En la excavación más reciente, dirigida por Antonio Blanco y Juan Jesús Padilla, de la Universidad de Salamanca, el equipo descubrió amuletos y cerámicas pintadas con motivos egipcios o de otros orígenes del Mediterráneo oriental.

Las cerámicas son parte de una incrustación de cerámica vidriada con pan de oro, que representa a la diosa Hathor, adorada como la consorte del dios del cielo Horus y el dios del sol Ra, quienes estaban relacionados con la realeza y, por lo tanto, ella era la madre simbólica de sus representantes terrenales, los faraones.

Las piezas forman un fragmento de unos cinco centímetros de largo, que muestra la parte inferior del cabello de la diosa con sus rizos claramente visibles. 

“Cada pieza fue moldeada para encajar perfectamente en su base de apoyo. Luego, con una especie de resina o adhesivo, se pegaban en su lugar. Actualmente estamos analizando la pieza en nuestro laboratorio para ver si aún quedan rastros de este pegamento en la superficie interna, para determinar qué tipo de resina se utilizó”, dijo Padilla en declaraciones a El País.

Los arqueólogos encontraron las cerámicas colocadas deliberadamente dentro de las paredes de una gran sala rectangular (megaron). Se colocaron entre los bloques de adobe y la lechada de barro, junto con un diente de tiburón, collares de cuentas y un trozo de ánfora que está decorado con motivos florales pintados en azul egipcio.

Cómo una representación de Hathor llegó a un sitio de la Edad del Hierro en España es un enigma. 

El equipo sugiere que una delegación fenicia pudo haber traído el artefacto como regalo o para comerciar, sin embargo, también existe la posibilidad de que los habitantes de los asentamientos hayan adoptado los ritos y la iconografía de culturas del Mediterráneo oriental de gran alcance. 

Ambas teorías están respaldadas por excavaciones anteriores, donde en 2021 el equipo también descubrió un amuleto azul que también representa a Hathor.

Arqueólogos polacos y croatas hallaron templo romano debajo de iglesia croata del siglo 18

Debajo de la Iglesia de San Daniel en Danilo cerca de Sibenik, Croacia, y construida en el siglo 18, se han encontrado los cimientos de un antiguo templo romano del que hasta ahora nada se conocía. (Sibenik es la ubicación de la antigua ciudad romana de Ridit.)

Para encontrar el templo se usó la tecnología de escaneo aéreo LIDAR. Con esa tecnología, el equipo polaco-croata encontró el marco de la entrada del templo, que probablemente sea todo lo que queda de una antigua columnata. Según los arqueólogos, el templo una vez medía 20 metros por 10 metros y tenía paredes que eran significativamente más grandes de lo que son ahora.

El equipo también encontró un cementerio cercano, que se dice que estuvo en uso entre los siglos 9 al 15. 

El líder de investigación polaco, profesor Fabian Welc del Instituto de Arqueología de la Universidad Cardinal Stefan Wyszyński en Varsovia, dijo que lo más probable es que el templo romano fuera parte de un foro más grande, que alguna vez habría sido la ubicación de varios edificios públicos importantes, incluidos tribunales y oficinas. 

“Los datos que hemos recopilado indican que debajo de la iglesia actual y el cementerio adyacente hay reliquias de un templo, que era parte del foro, la parte más importante de una ciudad romana”, explicó. 

El foro era el centro de la vida social y económica de los habitantes de cada municipium (ciudad) romana. Este foro estaba ubicado en la intersección de las principales arterias de comunicación y también era el punto central de la ciudad.

El cementerio cristiano medieval se construyó directamente sobre los restos de baños romanos, al igual que el enorme edificio adyacente con un patio central y un pórtico rodeado de numerosas salas, puntualizó el profesor Welc.

La investigación arqueológica en el lugar comenzó hace 70 años. El proyecto conjunto polaco-croata comenzó en 2019, con la participación de expertos del Instituto de Arqueología de la Universidad Cardinal Stefan Wyszyński en Varsovia, el Instituto de Arqueología en Zagreb y el museo local.

 

View older posts »

BUSCAR