Menu

Historia destacada de esta semana

Descubren una pequeña fortaleza destruida durante la rebelión de los macabeos

Cada año, los judíos celebran Hanukkah o el Festival de las Luces. Según el Talmud, la tradición se remonta a la revuelta de los macabeos (167 a 160 aec), en la que los rebeldes judíos recuperaron el Templo de Jerusalén de las fuerzas helenísticas ocupantes y encendieron una vela que se suponía que solo debía arder durante un día. En cambio, duró ocho días.

En ese contexto, los arqueólogos de Israel han descubierto una pequeña fortaleza destruida por el sobrino del líder de la rebelión, Judas Macabeo. En una excavación en el bosque de Laquis, ubicada a unas 40 millas al suroeste de Jerusalén, investigadores de la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA) descubrieron vigas de madera carbonizadas, armas, cerámica y monedas de la estructura fortificada. Las paredes de piedra de la estructura medían casi tres metros de espesor.

"El sitio de excavación proporciona evidencia tangible de las historias de Hanukkah", dicen los directores de excavación Saar Ganor, Vladik Lifshits y Ahinoam Montagu en un comunicado. "Parece que hemos descubierto un edificio que formaba parte de una línea fortificada erigida por los comandantes del ejército helenístico para proteger la gran ciudad helenística de Maresha de una ofensiva asmonea".

Durante la Revuelta Macabea, los judíos bajo el mando de Judá (también conocido como Judas Macabeo) se rebelaron contra las fuerzas de ocupación del Imperio seléucida, un reino helenístico formado a partir de tierras que una vez fue conquistada por Alejandro Magno. Después de recuperar con éxito Jerusalén en 164, Judá ejerció brevemente el poder, solo para morir en batalla en 160.

Los hermanos supervivientes de Judá continuaron su lucha contra los seléucidas, pero finalmente acordaron una paz inestable. Un hermano, Jonatán, fue elegido sumo sacerdote de Jerusalén. Fue asesinado por un general seléucida en 143. Simón, el último hermano vivo, sucedió a Jonathan. Fue asesinado en 135.

El hijo de Simón, Juan Hircano I, que se convirtió en rey de Judea tras la muerte de su padre, dirigió a los soldados asmoneos que destruyeron la fortaleza de 225 metros cuadrados y siete habitaciones de los seléucidas en el bosque de Laquis.

"Según los hallazgos y las monedas, la destrucción del edificio se puede atribuir a la conquista de la región de Idumea por el líder asmoneo Juan Hircano alrededor del año 112 aec", dice el comunicado.

Descubren cómo se creaba arte en el Antiguo Egipto para decorar templos

La investigación que documenta el arte egipcio antiguo en la Capilla de Hatshepsut ha arrojado una luz poco común sobre cómo se hicieron los relieves. La investigación también pudo identificar qué artistas hicieron qué partes del relieve, dónde se capacitaron los aprendices y más.

En conjunto, esto proporciona una instantánea única, congelada en el tiempo, de cómo se produjo esta pieza en particular y ofrece una nueva visión de cómo se hizo el arte egipcio antiguo.

El descubrimiento se realizó en el Templo de Hatshepsut, dedicado a la faraona del mismo nombre que gobernó entre 1473 y 1458 a. C. En la sala más grande del templo, conocida como la Capilla de Hatshepsut, hay relieves espejados de una procesión que lleva ofrendas al faraón.

Durante casi una década, los investigadores trabajaron para documentar completamente estos enormes relieves; cada uno de los cuales mide casi 13 metros de largo y presenta 100 figuras de portadores de ofrendas, junto con la entronizada Hatshepsut y la lista de su menú de ofrendas. 

En el proceso de documentación, la Dra. Anastasiia Stupko-Lubczynska, de la Universidad de Varsovia, descubrió rastros de la mayoría de los pasos del proceso de realización de relieves en el arte.

“El método consistía en renderizar las superficies de las paredes a escala 1: 1 en láminas de película plástica unidas directamente a las paredes. Luego se escanearon y procesaron como gráficos vectoriales ", dijo el Dr. Stupko-Lubczynska." No podía dejar de pensar que nuestro equipo de documentación estaba replicando las acciones de quienes crearon estas imágenes hace 3500 años. Como nosotros, los escultores antiguos se sentaban en andamios, charlaban y trabajaban juntos ".

Los arqueólogos sabían desde hacía mucho tiempo cómo se hacía el arte egipcio antiguo gracias a piezas a medio terminar que preservaban el proceso en acción. Sin embargo, como cada paso en la producción cubrió el anterior, la evidencia de las piezas terminadas es rara.

"La piedra caliza blanda de la capilla es un material muy prometedor para el estudio, ya que conserva rastros de diversas actividades de talla, desde la preparación de la superficie de la pared hasta los toques finales del maestro escultor", dijo el Dr. Stupko-Lubczynska.

El proceso de siete pasos, con rastros de la mayoría de ellos conservados en la Capilla, es:
1. Alisado de la pared y revocado de defectos en la piedra y juntas entre bloques.
2. División de la superficie de la pared en secciones y aplicación de una cuadrícula.
3. El boceto preliminar se dibuja con pintura roja, copiado de un dibujo preparado previamente.
4. Corrección del boceto por un maestro artista, quien también agregó detalles en pintura negra.
5. Se inscribió cualquier texto que acompaña a las imágenes.
6. Con todos los contornos hechos, los escultores comenzaron su trabajo, siguiendo las líneas negras.
7. La superficie en relieve acabada se blanqueó y coloreó.

Sin embargo, además de encontrar rastros de cómo se hicieron las imágenes, el Dr. Stupko-Lubczynska también quiso estudiar quién estaba detrás de la impresionante obra de arte.

“Al estudiar los rastros dejados en la piedra por cinceles antiguos, fue posible 'captar' varios fenómenos intangibles, que normalmente no dejan evidencia en el registro arqueológico”, explicó.

Hallan en Egipto uno Templo del Sol “perdido”, construido hace 4500 años

Arqueólogos trabajando en el desierto egipcio han hecho uno de los descubrimientos más importantes de los últimos 50 años al hallar uno de los cuatro templos del sol que permanecían perdidos.

Se cree que los faraones de la Quinta Dinastía (que reinó hace 4500 años) erigieron media docena de templos solares para complementar sus pirámides.

Como se sabe, las pirámides fueron construidas por los faraones para ser sus lugares de descanso final y para asegurarse de que se convirtieran en un dios en el más allá. A la vez, los templos solares estaban destinados a convertir al faraón en un dios mientras aún estaba vivo. 

Aunque los expertos creen que seis fueron construidos por diferentes faraones, los arqueólogos modernos solo habían encontrado dos hasta el momento, hasta que el Dr. Massimiliano Nuzzolo, profesor asistente de Egiptología en la Academia de Ciencias de Varsovia (Polonia) encontró otro de esos templos. 

“Cada rey quería una pirámide para lograr su resurrección, pero esto no fue suficiente para los reyes de la quinta dinastía”, dijo el arqueólogo, quien le ha dedicado su carrera a descubrir estos “templos perdidos”. “Los faraones querían algo más. El rey construyó [un templo del sol] para convertirse en dios. El dios del sol ".

Ra, el dios del sol, era el dios más poderoso del antiguo Egipto y el punto focal de muchos rituales elaborados.

Cada templo del sol presentaba un gran patio que abarcaba un obelisco alto en forma de pirámide que se alineaba perfectamente con el eje este-oeste del sol. Esto fue diseñado para que en el solsticio de verano el sol saliera y brillara a través de la entrada de la plaza e iluminara el obelisco al amanecer, con el sol poniéndose exactamente en el lado opuesto del templo.

El Dr. Nuzzolo anteriormente estudió uno de los templos del sol ya conocidos, construido en Abu Goab (15 km al sur de El Cairo) por el rey Nyuserra, que gobernó durante unos 30 años en el siglo 25 aec. 

Para el asombro de todos, una vez que se excavaron los cimientos de ese templo, se encontró que el templo había sido construido sobre otro templo del sol aún más antiguo.

“Ahora tenemos muchas pruebas de que estamos excavando uno de los templos del sol perdidos”, afirmó Nuzzolo, explicando que aún se desconoce qué faraón ordenó su construcción. 

Descubren en Pompeya habitación de esclavos, revelando su “precaria” vida

Se ha descubierto una habitación perfectamente intacta en la que vivían esclavos en un suburbio de la antigua ciudad romana de Pompeya. La habitación es pequeña y contiene camas, un eje de una carroza., artículos utilizados en la "precaria" existencia de la familia esclava, y un sitio usado como baño.

El hallazgo se realizó en una “villa” (casa grande de familia adinerada) en Civita Giuliana, a unos 700 metros al noroeste de las murallas de la ciudad de Pompeya.

El descubrimiento se produce casi un año después de que se encontraran en la misma villa los restos de dos víctimas de la erupción del Vesubio del 79 d.C., que se cree que fueron un amo y su esclavo.

Según los arqueólogos, la habitación había servido como el humilde alojamiento de, posiblemente, una pequeña familia que realizaba el trabajo diario en la villa, incluida la preparación y el mantenimiento de una carroza.

La única luz natural en el espacio de 16 metros cuadrados provenía de una pequeña ventana superior. No hay evidencia de ninguna decoración en las paredes.

Gabriel Zuchtriegel, director del Parque Arqueológico de Pompeya, dijo que el descubrimiento fue "excepcional", especialmente porque da una visión poco común "de la precaria realidad de personas que rara vez aparecen en fuentes históricas, que fueron escritas casi exclusivamente por hombres pertenecientes a la élite".

Debajo de las camas, se encontraron varios objetos personales, incluidas grandes ánforas, utilizadas para guardar pertenencias personales y jarras de cerámica. Las tres camas, una de ellas para niños, estaban hechas de cuerdas y de listones de madera, pero sin colchones, como las camas de los amos. 

Desde el punto de vista del texto del Nuevo Testamento (escrituras cristianas), el descubrimiento hace pensar en el esclavo Onésimo y su amo, Filemón, a quien Pablo pide que libere a Onésimo. 

Hallan en Jerusalén inusual grabado del "Bálsamo de Galaad" de hace 2000 años

La Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA) anunció recientemente el descubrimiento en el este de Jerusalén de un antiguo sello de amatista con la primera representación conocida de la planta llamada como "Bálsamo de Galaad".

El grabado en el sello de hace 2000 años aparentemente retrata la planta bíblica del caqui (no relacionada con la fruta familiar del mismo nombre), utilizada durante el período del Segundo Templo como uno de los ingredientes más costosos para producir incienso, perfume, medicinas y ungüentos, según la IAA.

La planta tenía muchos nombres, incluidos caqui bíblico, el bosem o bálsamo y el bálsamo de Gilead. Galaad (o Gilead) era la región donde se producía esta planta. Se la nombre en Génesis 43:11 y en el libro de Jeremías (8:22, 46:11 y 51:8), entre otros pasajes. 

El sello fue encontrado durante excavaciones en el Parque Nacional Emek Tzurim a lo largo de los cimientos del Muro Occidental en la Ciudad Vieja de Jerusalén.

La amatista de forma ovalada, con un orificio para la inserción de un alambre de metal para usar como anillo, mide 10 milímetros de largo, 5 milímetros de ancho y 7 milímetros de grosor. 

“Este es un hallazgo importante, porque puede ser la primera vez que se descubre un sello en todo el mundo con un grabado de la preciosa y famosa planta, que hasta ahora solo podíamos leer en descripciones históricas”, dijo el arqueólogo Eli. Shukron, quien dirigió la excavación en nombre de la IAA y la Ciudad de David.

¿Cómo era la vida del pueblo judío después de la destrucción de Jerusalén?

Una nueva exposición de la Autoridad de Antigüedades de Israel en el Centro Yigal Allon en el Kibbutz Ginossar ofrece un vistazo a los siglos en que los sabios judíos lograron reconstruir una comunidad en Galilea tras la destrucción de Jerusalén por los romanos en el año 70.

El llamado "Sendero del Sanedrín" presenta más de 150 objetos del período tardío del Segundo Templo y los siglos siguientes. Algunos objetos se exhiben por primera vez, incluida la Piedra de Magdala, una imponente piedra grabada con una representación del Templo. 

Los artefactos en exhibición incluyen una lámpara de aceite, inscripciones con las palabras 'shalom' (paz) y 'shabat' (día de reposo), y nombres de sabios como Yaakov (Jacobo) y Shimon (Simón) en hebreo y en arameo.

Además, se exhibe “un tesoro” de monedas de plata y bronce de la época de la revuelta contra los romanos liderados por Shimon Bar Kokhba (132-135). El tesoro fue encontrado en medio de un edificio quemado, lo que sugiere el alto precio que el conflicto cobró incluso en Galilea.

Y la Piedra de Magdala, hallada en 2009, fue encontrada en un asentamiento judío que existió en la costa oeste del Mar de Galilea desde principios del período romano (siglo 1 aec). La piedra es una escultura que presenta detalles del segundo Templo de Jerusalén antes de su destrucción. 

El Gran Sanedrín fue la asamblea de 71 sabios que actuó como la corte suprema del pueblo judío. Después de la destrucción del templo, fue reubicado varias veces, como lo explica el Talmud, hasta asentarse en Galilea. 

 

Anuncian descubrimiento de nuevas cabezas de piedra en forma de carnero en Luxor

El Ministerio de Antigüedades y Turismo de Egipto anunció recientemente el descubrimiento de nuevas cabezas de ariete de piedra en el área de excavación en el-Kebash Road en Luxor, una antigua avenida ahora siendo restaurada que quedará abierta al público próximamente. 

Mustafa al-Waziri, secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, reveló que el descubrimiento de nuevas cabezas de ariete de piedra se realizó durante los trabajos de excavación en la Avenida de las Esfinges (también conocida como el-Kebash Road).

En una publicación de Facebook el pasado 7 de octubre, Waziri publicó fotos de las cabezas de carnero de piedra y otras estatuas de piedra recién encontradas.

“La misión arqueológica que operaba en el área de el-Assasif en la gobernación de Luxor encontró tres cabezas de carnero. La misión continúa su trabajo de excavación en el área como parte del proyecto para restaurar el-Kebash Road, que se espera que abra en las próximas semanas”, dijo Waziri a la publicación Al-Monitor.

Una de las cabezas, dijo Wazir, pertenece al rey Amenhotep III, "ya que la cabeza de carnero contiene el cuerno, el ojo y el agujero en el que se coloca la cobra". La corona de Amenhotep III tenía agujeros para la serpiente.

"Se espera que las cabezas de ariete se coloquen en los cuerpos de las estatuas a lo largo del camino", señaló.

Abdel Rahim Rihan, un arqueólogo egipcio, dijo a Al-Monitor: "El descubrimiento de las nuevas cabezas de ariete de piedra en el área de excavación en Luxor es otro anuncio de uno de los proyectos más grandes de Egipto en Luxor". El carnero era un símbolo del dios Amun Ra, explicó Rihan. 

"Algunas de las estatuas a lo largo del camino muestran a Amun Ra agachado sobre una base alta, con el cuerpo de un león y la cabeza de un carnero. El nombre del rey y sus títulos están grabados en la parte inferior de la estatua [para protección]", agregó.

Hussein Abdel Basir, egiptólogo y director del Museo de Antigüedades de la Bibliotheca Alexandrina, dijo a Al-Monitor que el descubrimiento de los nuevos arietes de piedra "agrega más importancia a el-Kebash Road y "puede atraer a más turistas a Luxor".

 

Encuentran “asientos VIP” en anfiteatro romano del siglo 2 en Turquía

La élite de Pérgamo vio peleas de gladiadores y animales, ejecuciones públicas y recreaciones navales en la arena antigua en el anfiteatro romano en esa ciudad. Y lo hacía desde asientos reservados con sus nombres.

Por ejemplo, hace unos 1800 años, cuando Lucius asistió a un espectáculo de gladiadores en un antiguo anfiteatro en lo que ahora es el oeste de Turquía, sabía exactamente dónde sentarse porque su nombre estaba inscrito en griego en su propio asiento VIP.

Los arqueólogos encontraron la palabra Lukios, la versión griega del latín Lucius, y otros nombres grabados en asientos de piedra especiales en la gran arena, que fue diseñada para parecerse al Coliseo de Roma. Descubrieron este antiguo equivalente de los "palcos" reservados mientras trabajaban en Pérgamo, un sitio del Patrimonio Mundial de la Unesco.

"En Pérgamo querían construir una réplica del Coliseo. El lugar era frecuentado por todos los segmentos de la sociedad", dijo Felix Pirson, director de la sucursal de Estambul del Instituto Arqueológico Alemán (DAI) a la Agencia Anadolu (estatal). "Las personas de la clase alta o de familias importantes tenían asientos privados en secciones especiales con sus nombres grabados".

Según Pirson, los investigadores fueron tomados por sorpresa por el hecho de que los nombres tallados en los grandes respaldos de piedra de las sillas eran apodos latinos escritos en letras griegas. Antes de su absorción por Roma en el siglo 1, Pérgamo había sido una ciudad griega prominente.

“Creemos que algunas personas de Italia tenían un lugar especial en el anfiteatro de Pérgamo”, afirmó el arqueólogo.

Situado cerca de la moderna ciudad turca de Bergama, el anfiteatro albergaba de 25.000 a 50.000 espectadores y contaba con cinco “palcos” exclusivos. Esos espacios probablemente sirvieron como “suites de lujo” para huéspedes de élite, similares a las áreas corporativas privadas que se encuentran en los estadios deportivos modernos.

Las excavaciones en el anfiteatro comenzaron en 2018 como parte del proyecto Transformación de la Micro-Región de Pérgamo (TransPergMikro). 

Pérgamo fue sede de peleas de gladiadores y animales en el siglo 2. El anfiteatro probablemente también se utilizó para ejecuciones públicas y recreaciones de batallas navales, ya que estaba ubicado en una vía fluvial.

Mosaicos de hace 3500 años revelan las antiguas vidas de los hititas de la Edad del Bronce

Descrito como el "antepasado" de los mosaicos mediterráneos, un conjunto de más de 3000 piedras en los restos de un templo hitita del siglo 15 aec, es decir, 700 años antes de los mosaicos más antiguos conocidos de la antigua Grecia, está ahora siendo investigado por los expertos.
 
Los mosaicos de 3500 años de antigüedad, en tonos naturales de beige, rojo y negro, están dispuestos en triángulos y curvas, arrojando luz sobre la vida cotidiana de los hititas de la Edad del Bronce. Para hacer esto, los arqueólogos turcos e italianos usan 'minuciosamente' palas y cepillos para desentrañar lo que dice sobre las ciudades de los hititas, uno de los reinos más poderosos de la antigua Anatolia.

Una imagen tomada el 29 de enero de 2018 muestra la destrucción del antiguo templo de Ain Dara, a unos siete kilómetros de Afrin, después de que fuera dañado por los ataques aéreos turcos, según el departamento de antigüedades de Siria y el Observatorio Sirio de Derechos Humanos con sede en Gran Bretaña.

"Es el antepasado del período clásico de mosaicos que obviamente son más sofisticados. Es una especie de primer intento de hacerlo", dijo Anacleto D'Agostino, director de excavación de Usakli Hoyuk. "Por primera vez, la gente sintió la necesidad de producir algunos patrones geométricos y hacer algo diferente a un simple pavimento", agregó.

"¿Quizás estemos tratando con un genio? Quizás no. ¿Quizás fue un hombre que dijo 'constrúyeme un piso' y decidió hacer algo extraño?", sugirió.

El sitio se detectó por primera vez en 2018, a tres horas de la capital de Turquía, Ankara. Las cerámicas y los restos de un palacio descubiertos por arqueólogos respaldan recientemente la vieja teoría de que Usakli Hoyuk podría ser la ciudad perdida de Zippalanda. Si bien la ubicación exacta de la ciudad sigue siendo un misterio, se creía que era un lugar importante de adoración del dios de la tormenta, mencionado con frecuencia en las tablas hititas.

"Los investigadores están de acuerdo en que Usakli Hoyuk es uno de los dos sitios más probables. Con el descubrimiento de los restos del palacio junto con las lujosas cerámicas y cristalería, la probabilidad ha aumentado. Solo necesitamos la prueba definitiva: una tablilla con el nombre de la ciudad", dijo D'Agostino.

Según algunos expertos, el cambio climático sería la causa de un 'malestar social' que llevó a la caída y desaparición de los hititas, conquistados eventualmente por Asiria.  

En el Antiguo Testamento (escrituras en hebreo), los hititas (antes llamados heteos) son nombrados unas 50 veces, desde su primera mención en Génesis 10 hasta numerosas menciones en los libros de Jueces y de Reyes. Durante mucho tiempo, por falta de evidencia arqueológica, los historiadores creyeron que los hititas no habían existido. 

Arqueología ofrece respuestas a la celebración de Sucot (Tabernáculos) hace 2000 años

Si bien no sobreviven rastros de las antiguas casetas (enramadas) que los judíos construían para celebrar la festividad de Sucot (Fiesta de los Tabernáculos), la arqueología proporciona ahora importante evidencia de la centralidad de ese festival. 

Hace unos 2000 años, cuando se acercaba la fiesta de Sucot, decenas de miles de judíos dejaban sus hogares en toda la Tierra de Israel e incluso más allá y comenzaban un viaje hacia Jerusalén. Allí se encontraban con una ciudad monumental y floreciente y participaban en lo que probablemente fue una de las experiencias religiosas más intensas de todo el Imperio Romano.

Los restos antiguos pueden no representar las mejores herramientas para identificar lo que estaba sucediendo en un período de tiempo muy específico y corto, como los siete días de un festival cuyo mandamiento característico es construir una caseta temporal que, por eso mismo, no dejaría nada permanente.
Sin embargo, las excavaciones en Jerusalén junto con fuentes históricas han revelado una imagen grandiosa de ese período de apogeo justo antes de que Jerusalén y su templo fueran destruidos a manos de los romanos en el año 70 de nuestra era.

"Cuando hablamos de una peregrinación, la expresión en hebreo literalmente indica ‘escalar con los pies’", dijo el Dr. Guy Stiebel, profesor titular en la Universidad de Tel Aviv, agregando que “la gente se tomaba un descanso de la vida cotidiana, dejaba sus casas e iba a Jerusalén, a donde ingresaban a través del área ubicada en el extremo sur de lo que hoy llamamos la Ciudad de David”, agregó.

Las excavaciones arqueológicas han revelado la puerta que cruzaban aquellos peregrinos.

"Se purificaban en el estanque de Siloé y luego subían directamente al Monte del Templo, a través de una calle escalonada que se creía que había sido construida en la época del rey Herodes", señaló Stiebel. 

“Ahora sabemos que el proyecto en realidad se llevó a cabo bajo el gobernador de Judea Poncio Pilato. A pesar de la mala reputación de Pilato a los ojos del cristianismo, él construyó algunos de los monumentos más impresionantes de Jerusalén", comentó el experto. 

 

View older posts »

BUSCAR

Historias anteriores

Lea las historias anteriores aquí.