Menu

Historia destacada de esta semana

Descubren en Israel esqueleto de bebé enterrado en una vasija hace 3800 años

Recientemente, arqueólogos que excavaban un sitio en Jaffa, Israel, hicieron un descubrimiento inesperado: una vasija de hace 3800 años con el esqueleto de un bebé.

Los investigadores de la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA, en inglés) descubrieron los restos mal conservados del bebé a unos tres metros por debajo del nivel de la calle actual mientras inspeccionaban ruinas de unos 4000 años de antigüedad debido un proyecto de construcción en Jaffa (Jope).

La práctica de enterrar bebés en frascos (vasijas) se remonta a la Edad del Bronce y continuó hasta tan recientemente como el siglo 20, dijo el arqueólogo de la IAA Yoav Arbel a Laura Geggel de Live Science. 

Pero, aunque la evidencia de tales rituales funerarios aparece regularmente en el registro arqueológico, los estudiosos siguen sin estar seguros del propósito de la práctica.

“Podrías ir a lo práctico y decir que los cuerpos eran tan frágiles, [tal vez] sintieron la necesidad de protegerlos del medio ambiente, a pesar de que está muerto”, dijo Arbel. "Pero siempre existe la interpretación de que el frasco es casi como un útero, así que básicamente la idea es devolver [al] bebé a la Madre Tierra, o a la protección simbólica de su madre".

En un artículo de 2019 publicado en Biblical Archaeology Review (Revista de Arqueología Bíblica), la académica Beth Alpert Nakhai sugirió que el entierro de los frascos debajo de la casa significaba “un deseo por parte de la madre [del] bebé muerto de cuidar a su hijo en la muerte, como lo habría hecho cuidé de ese niño en vida". 

Este tipo de entierros también podría reflejar un cambio en la actitud de las sociedades antiguas hacia los jóvenes; anteriormente, los humanos prehistóricos solo habían enterrado a adultos en frascos, "lo que indica que se [pensaba] que los niños tenían poca importancia", señaló Ruth Schuster para el diario Haaretz en 2018.

Sopa de caracol, pescado y oveja: comida callejera en la antigua Pompeya

El sitio de la antigua Pompeya es un “regalo arqueológico” en el que recientemente se encontró una tienda de alimentos callejeros que permite analizar los gustos culinarios de los antiguos romanos. Esos gustos incluían vino con habas trituradas y una sopa espesa de caracoles, ovejas y pescado.

 

Si esas comidas no suenan particularmente apetitosas hoy en día, parecen haber causado furor en la antigua Pompeya, como lo demuestran los restos antiguos encontrados durante las excavaciones de diciembre de 2020 en el sitio arqueológico de la mencionada ciudad romana.

 

Esas comidas fueron encontradas en un termopolio, o puesto de comida callejera, una popular forma de comer en Pompeya hasta que la ciudad fue destruida por la explosión del Vesubio en el 79 de nuestra era.

 

Dos años después de que fuera descubierto parcialmente, los arqueólogos comenzaron a excavar el interior de la tienda en octubre pasado. Luego, en diciembre, encontraron residuos de comida y bebida que se espera proporcionen nuevas pistas sobre los gustos culinarios de la antigua población.

 

El trabajo ofrece "otra visión de la vida cotidiana en Pompeya" y representa la "primera vez que un área de este tipo ha sido excavada en su totalidad" y analizada con tecnología moderna, dijo Massimo Osanna, director saliente del Parque Arqueológico de Pompeya, en un comunicado de prensa.

 

La vida humana en Pompeya se detuvo abruptamente hace casi 2000 años, cuando el Vesubio derramó toneladas de cenizas y rocas sobre la antigua ciudad romana, preservándola en el tiempo. A lo largo de los siglos, Pompeya se convirtió en un poderoso símbolo de la fugacidad de la vida y la impotencia humana cuando la naturaleza desata su poder.

 

Desde que comenzaron las excavaciones en Pompeya en 1748, los fragmentos de esa antigua civilización han seguido emergiendo, proporcionando pistas a los arqueólogos e historiadores sobre cómo los residentes pudieron haber vivido, vestido y comido.

 

Hasta el momento, se han encontrado unos 80 termopolios alrededor de Pompeya.

Descubren en Beit Shemesh taller de construcción de lámparas de aceite del siglo 4

Uno de los talleres de lámparas de aceite de cerámica más grandes del Israel antiguo ha sido descubierto en las excavaciones de la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA, por sus siglas en inglés) en Beit Shemesh. Se encontraron cientos de lámparas de aceite de cerámica, dos símbolos del menorá y moldes de piedra para lámparas para su producción, junto con estatuillas de terracota que se hicieron hace unos 1700 años.
 
En los últimos meses, la IAA llevó a cabo excavaciones obligatorias en Beit Shemesh al inicio de cualquier proyecto de construcción. Las excavaciones arqueológicas a gran escala contaron con la ayuda de decenas de estudiantes de la escuela premilitar.
 
El descubrimiento de las lámparas sorprendió a los arqueólogos no solo por su cantidad y calidad, sino también porque resolvió un misterio arqueológico. En 1934, el arqueólogo Dimitri Baramki, un inspector en nombre del Departamento de Antigüedades durante el Mandato Británico, descubrió una cisterna de agua en la región de Beit Shemesh.
 
Al excavar la cisterna, descubrió un tesoro antiguo: una gran cantidad de lámparas de aceite intactas con motivos animales y vegetales y diseños geométricos.
 
Las lámparas datan del período romano tardío (siglos 3 y 4) y se conocieron como "lámparas Beit Nattif" por el pueblo cercano. Junto con las lámparas, Baramki recuperó moldes de piedra para lámparas y una amplia variedad de figuritas de cerámica que representan animales, jinetes, mujeres y pájaros.
 
Luego, la ubicación de la cisterna se perdió y sigue siendo un misterio, a pesar de todos los esfuerzos para reubicarla, hasta que ahora fue redescubierta. 
 
“Como parte del programa de desarrollo de Beit Shemesh, examinamos un área en el borde de los restos antiguos de Khirbet Beit Nattif”, explicaron los directores de excavación Moran Balila, Itai Aviv, Nicolas Benenstein y Omer Shalev. 
 
“Descubrimos una cisterna de agua que primero se parecía a muchas otras en la región. Pero para nuestra sorpresa, la excavación junto a la cisterna comenzó a desenterrar cantidades masivas de lámparas de aceite, moldes de lámparas de piedra y fragmentos de estatuillas", agregaron. 
 
Cuando los arqueólogos entraron en la cisterna, que aún estaba intacta, la reconocieron por las fotos que acompañaron la publicación de la excavación de Baramki. La cisterna también contenía artículos que dejó el propio Baramki, incluidas cestas de cuero utilizadas para extraer tierra y una caja de metal vacía.
 
"La cisterna de la lámpara de aceite de Beit Nattif ha vuelto a la vida", dijeron los arqueólogos, y agregaron: "Estamos extremadamente emocionados, ya que este no es solo un descubrimiento arqueológico importante por derecho propio, sino también una evidencia tangible de la historia arqueológica".
 
Una pequeña parte del área de lámparas de aceite de cerámica estaba decorada con símbolos judíos distintivos como un shofar, un quemador de incienso y un candelabro de siete brazos, indicando que la vida judía continuó existiendo en las colinas de Judea, mucho después del fracaso de la rebelión contra los romanos.
 
“Obviamente, el taller de lámparas de aceite produjo estas lámparas en respuesta a la demanda continua en la región. Durante este período, el cristianismo también comenzó a emerger y algunas de las lámparas de aceite de Beit Nattif llevan motivos de peces, uno de los símbolos del cristianismo. La gran variedad de lámparas y figurillas, por lo tanto, demuestra que la población local presentaba una mezcla de paganos, cristianos y judíos”, señalaron los arqueólogos. 
 
 
Lámpara de aceite y molde para fabricarla hallados en Beit Shemesh. Foto: Autoridad de Antigüedades de Israel 

Revelan nuevos sectores del palacio de Herodes, incluido un teatro de 300 asientos

Las autoridades israelíes abrieron al público estructuras previamente prohibidas dentro del palacio-fortaleza del rey Herodes, un lugar conocido como Herodium, que el tiránico líder de la era romana (y principios de la era cristiana) ordenó enterrar para que fuese su enorme tumba.

Herodium, un destino turístico muy popular, está cerca de Belén en Cisjordania, pero dentro de un área donde Israel ejerce un control civil y militar total.

Los arqueólogos dicen que Herodes decidió hacia el final de su vida enterrar su palacio, usando el suelo de debajo de la colina sobre la que estaba encaramado, hasta que el contorno de la estructura ya no fuera visible.

La Autoridad de Parques y Naturaleza de Israel ahora permite a los visitantes ver por primera vez la escalera arqueada, el vestíbulo y el teatro privado de Herodium.

El complejo del desierto de Judea fue construido por el rey designado por los romanos conocido tanto por su brutalidad como por las magníficas estructuras construidas durante su reinado sobre Judea del 37 al 4 aec. El palacio, el favorito de Herodes, estaba en la cima de la colina y su entrada principal frente a Jerusalén.

Fue el único palacio que Herodes nombró en su honor y donde él eligió ser enterrado, dijo Roi Porat, arqueólogo de la Universidad Hebrea a cargo de las excavaciones.

Sin embargo, una simple parcela de sepultura no habría satisfecho a Herodes, que quería que su lugar de descanso final eclipsara su palacio. "Por eso cubrió la montaña, incluido el palacio, para enfatizarlo", dijo Eran Kruzel de la Autoridad de Parques y Naturaleza de Israel.

Y aunque enterrar el palacio durante su vida le proporcionó a Herodes la satisfacción de saber que su tumba se destacaría, también ayudó a preservar y proteger el sitio durante 2000 años. En el lugar hay tres niveles de arcos de apoyo sobre el vestíbulo, desde que Herodes decidió enterrar su palacio, pero aún necesitaba acceso mientras aún estaba vivo.

“Este es un laboratorio arqueológico incomparable”, dijo Porat, comparándolo con la preservación de Pompeya en lava.

Hallan en Israel “perla” de oro de la época de David y Salomón

Un equipo de arqueólogos profesionales y aficionados del Proyecto Tamizado del Monte del Templo ha encontrado una pequeña “perla” de oro del período del Primer Templo en Jerusalén, Israel, es decir, la época de los reyes David y Salomón, según autoridades locales. 

“Rara vez se encuentran piezas de joyería de oro entre los artefactos arqueológicos del período del Primer Templo”, dijo el Dr. Amir Golani, arqueólogo de la Autoridad de Antigüedades de Israel. "El oro en ese período no se refinaba y generalmente contenía un porcentaje significativo de plata".

"En el Antiguo Egipto, el oro tenía un significado mágico debido a sus propiedades de brillo y excelente conservación a lo largo del tiempo, cualidades que le otorgaban connotaciones de eternidad y conexión con la deidad del Sol", explicó Golani, indicando que “la Biblia relata que la fuente de oro en la Tierra de Israel en tiempos bíblicos era Arabia del Sur y Ofir, en el cuerno de África (Somalia)”.

“El oro puede incluso haber llegado a Israel desde países mediterráneos como España y Grecia, a través de comerciantes fenicios, aunque es probable que su principal fuente haya sido Egipto”, expresó. 

Además, dijo el experto, la técnica de granulación se utilizó para el diseño de joyas en este período al unir bolas de plata u oro, o gránulos, entre sí o en una pieza de metal de forma bidimensional o tridimensional.

La “perla” de oro recién descubierta mide 6 mm por 4 mm y es aproximadamente cilíndrica, con un agujero en el centro. El artefacto está construido con cuatro capas, cada una hecha de pequeñas bolas de oro adheridas entre sí en forma de flor.

"Encontramos varios artículos similares cuando excavamos sistemas de entierro del período del Primer Templo en Katef Hinom, junto al Centro Menachem Begin", dijo la profesora Gaby Barkay, arqueóloga de la Universidad Bar-Ilan, Universidad Hebrea del Instituto Americano de Estudios de Tierra Santa. y la Universidad de Tierra Santa.

Pero el nuevo hallazgo es uno de los muy pocos objetos de oro de hace 3000 años encontrados en Jerusalén. 

El mundo antiguo ya contaba con una economía de mercado y comercio internacional

Un nuevo estudio interdisciplinario indica que la integración del mercado agrícola de la Grecia antigua comenzó siglos antes de la conquista romana, lo que sugiere que los mecanismos que llevaron a un mercado “globalizado” en la zona del Mediterráneo comenzaron mucho antes de lo que se suponía.

Al analizar los núcleos de sedimentos tomados de seis sitios en el sur de Grecia, un equipo internacional de investigadores identificó tendencias en el polen de cereales, olivos y vid que indican cambios estructurales en la producción agrícola entre 1000 aec y 600 de nuestra era. 

En un estudio publicado en The Economic Journal, los investigadores combinan diversos campos de investigación científica para proporcionar evidencia de una economía de mercado en la antigua Grecia caracterizada por una producción agrícola integrada y una importante expansión del comercio.

En el campo de la economía, el concepto de economía de mercado se considera en gran medida un fenómeno moderno. De hecho, se dice que la economía con estructuras de producción y distribución respondiendo a las leyes de la oferta y la demanda se desarrollaron tan recientemente como en el siglo 19.

Pero un estudio reciente de un equipo internacional de investigadores, incluido Adam Izdebski del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, utilizó restos de polen extraídos de los sedimentos con núcleos, para desafiar esta creencia y proporcionar evidencia de una economía de mercado y comercio internacional ya en la antigüedad. 

Utilizando datos disponibles públicamente de la Base de Datos Europea de Polen, así como datos de otros investigadores, los investigadores analizaron seis sitios en el sur de Grecia para medir el cambio del paisaje. Usando la datación por radiocarbono para vincular sus mediciones con el tiempo histórico, los investigadores detectaron cambios en las plantaciones cerca del 1000 aec. 

Ese cambio se produjo al mismo tiempo que un aumento en la proporción de polen de oliva y de vid. Estas tendencias plantean una pregunta importante: ¿por qué los productores locales optaron por plantar aceitunas y vides en lugar de granos de cereales, cuando la demanda de este alimento básico debe haber sido alta y creciente?

Los investigadores argumentan que los datos de polen del sur de Grecia revelan una economía de exportación basada en cultivos comerciales desde el período Arcaico, principalmente a través del cultivo de olivos. Y ese sistema económico habría durado unos 1500 años, hasta el final de la antigüedad y el inicio de la llamada Edad Media.  

"En este artículo presentamos los registros de polen como una nueva fuente de datos cuantitativos en la historia económica antigua", dijo el autor principal Adam Izdebski. 

 

Limpieza de antiguo templo en Egipto revela imágenes de desconocidas constelaciones

Un proyecto de investigación entre la Universidad de Tübingen y el Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto descubrió las inscripciones de 2000 años de antigüedad en un templo en Esna, Egipto. Esas antiguas inscripciones estaban ocultas tras varias capas de hollín y suciedad.

“Los antiguos tallados y jeroglíficos pintados son bastante vibrantes como si estuvieran recién pintados”, dijo el profesor Christian Leitz, quien enseña egiptología en la Universidad Alemana. Las escenas de las tallas representan constelaciones, algunas comúnmente conocidas como Mesekhtiu (osa Mayor) y Sah (Orión).

También hay algunas constelaciones desconocidas como "los gansos de Ra" o "Adpedu n Ra" en honor al dios sol egipcio. Algunas estrellas en las tallas no se han identificado ya que no tenían descripciones que las acompañaran, como la representación única de una constelación con una momia y múltiples símbolos.

El Templo de Esna es un templo grecorromano del siglo I durante el reinado del emperador romano Claudio. Fue redescubierto en el siglo 16 y se utilizó para almacenar algodón, describió Leitz, hasta principios del siglo 19.

Está hecho de piedra arenisca con 24 columnas que sostienen el techo y 18 columnas independientes con coloridas decoraciones vegetales. Los expertos creen que el templo estuvo decorado hasta por 200 años. Su techo es especialmente excepcional por sus inscripciones astronómicas y jeroglíficas. Las inscripciones también son evidencia de creencias religiosas y movimientos de culto en ese momento.

La mayor parte del templo ya ha sido destruida y descuidada, aunque los investigadores aún tienen que determinar las causas. Lo que queda es el vestíbulo o pasillo de paso entre la entrada y el interior del templo.

La parte restante del templo permaneció intacta incluso cuando los lugareños construyeron casas y chozas a su alrededor. Durante la época de Napoleón (finales del siglo 18 y principios del 19), el sitio atrajo a expertos como el egiptólogo francés Serge Sauneron, que realizó los primeros trabajos en la publicación de las inscripciones. Sin embargo, las capas de hollín y excrementos de pájaros le impidieron interpretar las inscripciones.

Los nuevos trabajo se enfocan solamente en limpieza y no incluyen restauración de pinturas o inscripciones. 

Templo de Esna - Fuente: Universidad de Tübingen

Descubren en las Alturas de Golán fortaleza de la época del Rey David

Un complejo fortificado de la época del rey David (Edad del Hierro, siglos 11 al 10 aec) fue recientemente descubierto en excavaciones arqueológicas realizadas por la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA) en Hispin, en las Alturas de Golán. El fuerte pudo haber sido construido por el reino de Geshur, un aliado del rey David, que controlaba la región.

La excavación se llevó a cabo antes de la construcción de un nuevo barrio en Hispin (Haspin) y atrajo a muchos voluntarios, incluidos residentes de Hispin y la cercana Nov, así como a jóvenes de las academias premilitares de la zona.

Los directores de excavación de IAA, Barak Tzin y Enno Bron, dijeron que el complejo fue construido en una ubicación estratégica en la pequeña cima de una colina, sobre el cañón El-Al, con vistas a la región, en un lugar donde era posible cruzar el río que existía en aquella época.

Los muros del fuerte de 1,5 metros de ancho, construidos con grandes rocas de basalto, rodeaban la colina. En la excavación se descubrió una gran piedra de basalto con un grabado esquemático de figuras de dos cuernos con brazos extendidos.

En 2019, se encontró una figura tallada similar en una estela de piedra de culto en el Proyecto de Expedición de Betsaida, dirigido por el Dr. Rami Arav de la Universidad de Nebraska, en Betsaida, al norte del Mar de Galilea. La estela se erigió junto a una plataforma elevada (“altar”) adyacente a la puerta de la ciudad. Esta escena fue identificada por el Dr. Arav como una representación del Culto del Dios de la Luna.

La piedra de Hispin estaba ubicada en un estante junto a la entrada, y no una, sino dos figuras estaban representadas en ella. Según los arqueólogos, "es posible que una persona que vio la impresionante estela de Betsaida decidiera crear una copia local de la estela real"

 

.

Excavación en Hispin, Israel, de antigua fortaleza del siglo 10 aec. Fotos cortesía IAA

Arqueólogos israelíes encuentran medida de peso de piedra caliza de 2700 años

Arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA, en inglés) han encontrado un peso (o pesa) de piedra caliza de dos shekalim) que data del período del Primer Templo en Jerusalén, Israel, es decir, de hace unos 3000 años. (Shekel, en singular, es la unidad de peso que se usaba en el Israel antiguo. “Shekel” también significa “influencia” y “éxito”.)

“El peso tiene forma de cúpula con una base plana”, dijeron los arqueólogos de la IAA, Dr. Barak Monnickendam-Givon y Dr. Tehillah Lieberman, en un comunicado. 

En la parte superior de la pesa hay un símbolo egipcio grabado que se asemeja a una “G” griega (γ) y que representa la unidad abreviada “shekel”. Dos líneas grabadas indican que el peso es doble, es decir, dos shekalim.

Uno de los usos del sistema de peso en shekel durante el período del Primer Templo fue recaudar un impuesto anual de medio shekel dedicado a los sacrificios y el mantenimiento del Templo. Según hallazgos anteriores, el peso conocido de un solo shekel es de 11,5 gramos, por lo que un doble shekel debería tener 23 gramos, exactamente como este peso.

La precisión del peso da fe de las habilidades tecnológicas avanzadas, así como del peso dado al comercio preciso y al comercio en la antigua Jerusalén, dijeron los investigadores, explicando que en aquella época no se usaban monedas. 

“Durante todo el año y especialmente durante las épocas de peregrinación, el área al pie del Monte del Templo seguramente estará ocupada”, agregaron los dos expertos, subrayando que “los lugareños y los peregrinos habrían cambiado por sacrificios y ofrendas, así como por comida, recuerdos y otros productos".

"Un peso como el descubierto se habría utilizado para medir cantidades precisas de productos en el mercado", concluyeron. 

 

Pesa de piedra caliza. Fuente: IAA

Sello de Apolo de 2000 años de antigüedad revela pluralismo en la antigua Jerusalén

El dios sol, un símbolo de salud y prosperidad, fue el único miembro del panteón pagano utilizado por los judíos durante el período del Segundo Templo, dijo Eli Shukron, arqueólogo a cargo de excavaciones en la Ciudad de David, en Jerusalén. 

El descubrimiento de un anillo de sello raro de 2000 años grabado con el dios griego del sol Apolo da una nueva evidencia de un judaísmo pluralista que caminaba por las calles de la antigua Jerusalén durante el período del Segundo Templo, declaró Shukron al periódico The Times of Israel.

“Nos permite ver una Jerusalén que no era una especie de ciudad ultraortodoxa, era más pluralista”, dijo Shukron, quien está convencido de que el anillo habría adornado el dedo de un judío. El hecho de que un judío eligiera el símbolo de un dios griego “muestra la amplia variedad de prácticas en Jerusalén. Todo el mundo era judío, pero había diferentes grupos y perspectivas”, expresó. 

El sellado de gemas de jaspe marrón oscuro (huecograbado) fue descubierto recientemente en el Proyecto de Cribado Arqueológico en el Parque Nacional del Valle de Tzurim durante el cribado húmedo de tierra tomada de las excavaciones en curso de la Ciudad de David de los cimientos del Muro Occidental.

Shukron dijo que no hay absolutamente ninguna duda de que es Apolo quien está grabado en el pequeño sello de forma ovalada, de 13 milímetros de largo, 11 milímetros de ancho y 3 milímetros de espesor. Por lo general, se habría utilizado como sello de firma en cera de abejas para sellar contratos, cartas, testamentos y bienes o paquetes de dinero, según un comunicado de prensa de la Ciudad de David.

El perfil de Apolo tiene una larga cabellera que se derrama sobre su robusto cuello. Tiene una nariz grande, labios gruesos y un mentón pequeño y prominente, según el comunicado de prensa. El cabello peinado está trenzado por encima de su frente, con largos rizos que llegan hasta el hombro. Todo indica que es Apolo. 

Entonces surge la pregunta, ¿qué está haciendo un bonito barrio judío como la Jerusalén del siglo 1 con un dios griego pagano? Según Shukron, Apolo juega un papel protagónico porque simbolizaba la luz, la salud y el bienestar y el éxito en general, algo a lo que todos generalmente aspiran, explicó, por lo que el símbolo se consideraba "kosher" para estos judíos del Segundo Templo.

View older posts »

BUSCAR

Historias anteriores

Lea las historias anteriores aquí.